lunes, 9 de junio de 2014

Vientos del Pueblo, breve recuerdo


En más de una entrada de este blog he nombrado a Vientos del Pueblo, una asociación cultural que tuvo un importante papel en la Transición en Palma del Río. Creada entre 1976 y 1977, sirvió para iluminar el oscuro panorama cultural que había en nuestra ciudad por aquellos tiempos. Varios de los antiguos miembros de aquella asociación celebramos el sábado pasado una jornada de reencuentro, tras tantos años, degustando un sabroso arroz, además de otras viandas y recordando viejas anécdotas, como colofón a los diversas reuniones que surgieron a raíz de la entrega de una distinción el pasado mes de abril por el Ayuntamiento de Palma del Río, con motivo de los actos de celebración del 35 aniversario de los ayuntamientos democráticos.


La asociación surgió cundo un grupo de personas que habían pertenecido a los Scouts que tenían su sede en el Colegio Salesiano, y que "habían sido invitados a abandonar sus instalaciones" (según comentó el sábado uno de ellos) se decidió a encauzar sus inquietudes por la cultura haciendo un llamamiento para formar algo nuevo en Palma. Un cartel que repartieron por las calles y comercios invitaba a una reunión, la primera, que tuvo lugar en las dependencias de la planta alta de la sacristía de la parroquia de la Asunción, un lugar que conoció muchas de las jornadas de trabajo del grupo cultural, como lo llamábamos. Un cartel que empezaba diciendo "Si eres joven y te interesa la cultura, acude a la reunión que se celebrará el día..."  Yo asistí con un camarada de la Juventudes Comunistas, a ver qué era aquella iniciativa y quiénes estaban tras ella. La  idea de hacerte tu  propia cultura me encantó desde el primer momento. Y me quedé, ya a título particular. 


Siguieron más reuniones, donde se fue avanzando en el objetivo de crear algo estable, y ya con un marcado ideal progresista. Alguien propuso el nombre de Vientos del Pueblo, en recuerdo al poeta Miguel Hernández (con "ese" al final del primer sustantivo, para dar idea de colectivo), como una forma de reivindicar la cultura popular, el sentido y la razón de nuestra existencia. Esa cultura popular, nacida de las raíces del pueblo, de la gente, en contraposición a la cultura elitista, individualista y comercial que imperaba en aquellos tiempos. Como definíamos nuestro ideario:
"Principios ideológicos: 1. Características definidoras de la Cultura: 
a) Cultura popular, enraizada en lo que es propia del pueblo, sin manipulaciones.
b) Cultura alternativa de una nueva sociedad.
c) Cultura liberadora, que capacite al hombre para autoliberarse. Transformadora.
d) Realista, basada en la realidad existente.
e) Cultura autónoma, siendo los sujetos hacedores de esa cultura. No dirigida. 
f) Cultura concienciadora, que hace tomar conciencia y a las vez concientiza. Crítica.
g) Cultura humanizadora, que potencia la creatividad, imaginación, fantasía, etc. 
h) Andaluza, realzando los valores, actitudes, ideas, manifestaciones de Andalucía." (Asamblea de 24 de octubre de 1982).


Las reuniones de trabajo, donde fundamentalmente se hablaba de cuestiones teóricas (quiénes somos, qué queremos, qué es la cultura que queremos), se van sucediendo en la parroquia y otras sedes. Además se empiezan a programar actos aislados para darnos a conocer, por ejemplo, el Concierto de Carlos Cano, en los Salesianos (prohibido por la autoridad gubernativa). Legalizarse o no era también motivo de discusión casi permanente en los primeros tiempos, hasta que se decidió entrar en la legalidad, no sin pocos problemas con la administración cultural de entonces (el gobierno central, pues no había autonomía aún).


En abril de 1979 se consigue tener una sede propia en una casa alquilada que hubo en la Calle Muñoz, junto a la antigua tienda de la Cantinera. Allí nos dotamos de archivo, biblioteca, bar, etc. La compartíamos con una pequeña "guardería" que tenían unas amigas. En ella se potencia la actividad del grupo cultural, además de realizarse actividades "particulares", como el criadero de gallinas y patos que tuvo Rafa Ceballos (con otros amigos), en los corrales del fondo de la casa. Al mismo tiempo el local sirvió para celebrar fiestas para diversión de socios y amigos, además de para recaudar algún dinero con que financiar las actividades. 


Se organizaron Jornadas de Cultura Popular, Jornadas de Cultura Andaluza (conjuntamente con otras entidades), ferias del libro, representaciones teatrales del grupo denominado Levá-dura (por ejemplo de la obra "Con-sumidero con su-dinero", que se representó en varias ocasiones fuera de nuestro pueblo)... durante unos años la actividad fue frenética. Incluso participamos en las reuniones que precedieron a la cesión de los antiguos locales de la OJE por el recién constituido primer ayuntamiento salido de las urnas para la constitución del llamado entonces Club Juvenil, precedente de la primera Casa de la Juventud local. Y montamos casetas en la verbena de la Virgen de Belén, como aquella en la plaza del ayuntamiento, cuando nos cedieron la cochera del Palacio (hoy demolida). Fue la primera vez que entré en esa cochera de ladrillo rojo, donde había un coche de caballos y un lujoso coche antiguo encerrados. 


También varias casetas de feria sirvieron para diversión y como forma de conseguir dinero. La llamábamos la Rumaikiya, en recuerdo de la poetisa esposa del rey Mutamid de Sevilla. La levantábamos a base de cavar con palanquetas los cimientos de los postes de madera que rebuscábamos para hacer su estructura, que luego cerrábamos con toldos de camión. Se ubicaba junto a la Fábrica de Harina, cerca del río, donde hoy día está el mirador del Genil. El sábado la recordábamos y Quiquín hizo mención a los altavoces "que tomamos prestados de la parroquia" para el equipo de sonido. Yo recordé la anécdota protagonizada por un gitano amigo, que al ver la decoración que pusimos, siempre buscada en los lugares más insospechados (en aquella ocasión, unos farolillos con los que se iluminaban las tumbas del cementerio), gritó asustado que allí no entraba, que aquello traía mala suerte. 


Funcionaba de forma asamblearia y en comisiones de trabajo, destacando, entre otras, las del Cine-club, Teatro, las Revistas...De éstas hubo dos, Quejío, que se imprimía con multicopista y con contenidos más de opinión que de información, y La Voz Palmeña, que empezó a funcionar en 1982, con la idea de hacer una publicación mensual con información y opinión, de más calidad, incluso con suscripciones. Durante bastante tiempo colaboré como redactor y secretario de la publicación, escribiendo editoriales y artículos con mi firma o con el seudónimo "Rodríguez". Éramos tan asamblearios que hasta en la primera reunión se votó si admitir publicidad en la revista, como cuando se votó si tener hasta en la portada, con el resultado de "siempre" un voto, "depende" 6, "no" 3 y una abstención. El Cine Club funcionó en el salón del colegio Salesianos, teniendo sesiones los sábados. Tuvo un gran éxito, aunque fuese deficitario, a pesar del buen número de socios. Hubo ciclos de películas que tuvieron gran repercusión como las del Cine Cubano. Y el grupo de teatro pasó a llamarse Mojiganga en los años ochenta. Las subvenciones municipales, de las que éramos reacios por miedo a perder independencia (se nos tachaba de ser correa de transmisión del PSOE, por parte de la derecha local), también permitieron subsistir y cubrir los déficits de nuestras actividades.


Formaron parte del grupo muchas personas: Ramón López, Conchi Palma, Pepe Guadix, Ana Mari Domínguez (Charamuzca), Juan León Caro de la Barrera, Rafa Ceballos, Leonardo Pérez, Federico Navarro, Rafi García Partera, Paco Moreno, Gabriel Castilla, Rafael Caballero, Pepe Lora, Manolo Pérez, Rafa Limones, Manolo López (hijo del carpintero de la calle Río Seco), Pepa Martínez, José Luis Espejo, Marilén Fortea, José María Izquierdo, Onofre Acuyo, Reyes Lopera, Pepe Gamero, Juan Antonio Rosa, Paqui Ruiz Fernández, Esperanza y Mari Ángeles Caro de la Barrera, José Luis Sánchez, Rafa Ballesteros, Aurori y José A. Martín Cuenca, Paqui Garcia Rodríguez, Juan Jiménez, Manolo Morales, Isabel Gómez, Lola Guerra, Miguel Sáenz, Juan Cayola, Paco Cayola, Francisco Javier Amador, Joaquín Cárdena (Quini), Francisco Gómez (Quiquín), José Angel Carnicero, Diego Orta, Antonia Ariza, Mari Paqui Calderón, Manolo Vida, Paco Molina, Manuel López Onieva (Oni), Juana Blasco, Maricarmen Romero, Mª José García Linares ("Ropero"), Pepe Pozas, Queti Ballesteros, Manoli, Antonio Moya, Isa Martín, Ramón Santos, Carmen Rubio, Maricarmen Fuentes, Belén Mari, Mayte Gómez-Casero, Maricarmen Navarro, Juan González (Juan el del Huerto), Rafa Fernández, Cándido López, Manolo Caro... y muchos más que ahora no recuerdo (y que me perdonen, pero uno ya no es un chaval). 


Elaboramos una especie de propuesta de programa electoral en materia de política cultural, que publicamos en la revista La voz palmeña de abril de 1983, para que lo hiciesen suyo las formaciones políticas que se presentaban a las elecciones municipales de mayo, que estuvieran dispuestas a llevarlo a buen término, esas formaciones de izquierda con las que nos identificábamos, donde algunos colaboramos, llegando a formar parte de sus propias candidaturas, y resultar elegidos concejales, como fue el caso de Isabel Gómez (PCA), Ramón López y yo mismo (PSOE).


El grupo pasó por varios momentos de crisis, con abandonos, apatía, cierta desilusión, y nuevos bríos e ilusión, de forma alternativa. En uno de esos momentos de crisis, a mediados de los ochenta, entró sangre nueva, procedente de los grupos cristianos (entre ellos "las niñas de Maria", como les llamaba jocosamente Rafa Ceballos). Algunos no fuimos llamados a la "reconstrucción" por habernos mostrados tiempo atrás críticos con la deriva que iba tomando la asociación, aunque fuimos repescados, con desigual empeño. La crisis definitiva sobrevino sobre 1986, tras el referéndum de la OTAN, que dividió al grupo de forma drástica, siendo la postura oficial de la asociación la de hacer campaña en contra de la permanencia. 


Algunos de sus miembros nos mantuvimos en nuestras posiciones políticas, otros llegaron a integrarse en el Partido Andalucista, tras el intento de formar una candidatura independiente, para dar salida a sus aspiraciones políticas, llegando algunos a ser concejales en el ayuntamiento palmeño. De esta manera la separación entre los antiguos miembros, agudizada por las obligaciones laborales, personales, de estudio y los cambios que te trae la vida, cuando dejas la juventud, hicieron que la vida del grupo cultural Vientos del Pueblo se apagara sin hacer demasiado ruido. 


Pasados más de 35 años desde las primeras escaramuzas, el reconocimiento dado por el Ayuntamiento de Palma del Río ha servido para volver a encontrarnos, dejando atrás rencillas de otros tiempos. Y, como decía al principio, el pasado día 7 de junio, nos volvimos a comer un arroz, para recordar nuestras vivencias. Una vida que tuvo un destacado lugar en la Historia reciente de nuestra ciudad, Palma del Río. Y una historia de la que queda mucho por contar.

5 comentarios:

José Fernández Ruiz dijo...

No se en que época formaron parte, pero dos personas que no están en la lista son Rafa Fernández y Cándido López. El ágape de la boda de Rafa y Beatriz, creo recordar que se celebró en la sede que citas en la calle Muñoz. Por lo demás estoy de acuerdo que fue el grupo de dinamizó la cultura en Palma del Río y que forma parte de esa "otra historia de la Transición" todavía no bien estudiada. En aquellos momentos había dos grupos dinamizadores en Palma del Río: en cultura Vientos del Pueblo y en deportes el ARS Club de Balonmano, hasta el punto que el PSOE de la mano de Julián Díaz consiguió fichar para sus listas a sus elementos mas visibles.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Gracias, Pepe, por tu aportación. De Cándido me acuerdo vagamente, y no sé la duración de su pertenencia a Vientos del Pueblo, aunque no tengo duda de que formó parte del grupo. De Rafa tengo dudas. No recuerdo la celebración de bodas de la que hablas. Puede que fuese así. O tal vez fuese de esas muchas personas que compartíamos ámbitos de coincidencia, aunque no "tuviésemos el mismo carnet". Puede pasar con algunas personas de las que he hecho mención, que fuesen amistades y participasen en las actividades del grupo, pero sin pertenecer a él. También tengo dudas, aunque de algunos sé que estuvieron brevemente y otros tal vez solo fuesen "compañeros de viaje". No me extraña que eso nos ocurra, pues, por ejemplo, en las cercanías de los antiguos scouts había personas que se relacionaban con nosotros, pero no fueron miembros. O en el sector de los grupos cristianos de base también había mucha relación, compartiendo pertenencia algunas personas. Al convocar a la gente para estas "celebraciones" del 35 aniversario surgieron muchas dudas. Incluso el sábado pasado, en la comida de convivencia, los recuerdos se mezclaban con otras vivencias. Por ejemplo, había coincidencia con el grupo que hacía el viaje a Taizé cada año, pero eran cosas diferentes, y algunos iban a esa comunidad francesa sin ser de Vientos del Pueblo, y otros no fuimos a ningún viaje siendo del grupo cultural. Las fronteras entre actividades de jóvenes con inquietudes de aquellos tiempos eran más permeables de lo que pudiéramos creer. Así que no es raro tanto olvidar como atribuir pertenencia a determinadas personas. Para colmo, durante los años de existencia, hubo personas que tuvieron un paso efímero y otras con mayor trayectoria. O que empezaron a formar la idea y que luego desaparecieron sin dejar rastro. En fin, que es difícil hacer un balance y un listado de miembros de una tacada, sin tener algún error. Supongo que, con el tiempo, "los olvidados" ocuparán el lugar que se merecen. Aunque lo interesante era hacer un relato "histórico", aunque fuese breve, de esta organización que tanto aportó a la vida palmeña de la Transición.

José Fernández Ruiz dijo...

Otro que después de poner el comentario recordé fue a Manuel Caro (apodado carachiste, no se si se molestaría por recordar el apodo, pero creo que por el apodo puede ser mas reconocible que por el nombre). Yo nunca pertenecí a Vientos del Pueblo, en aquellos tiempos estaba mas dedicado al deporte. No obstante participaba y seguía muchas de sus actividades. Le compraba habitualmente el Quejío a Rafa Ceballos. Asistía regularmente a las funciones del Cineclub en los Salesianos, aquellas en que junto a los taquilleros estaban los dos "secretas". Todavía guardo en mi casa algún ejemplar del Quejío y mas de una hoja de programación o de sinopsis de la película que íbamos a ver.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Otro que se me había pasado, y eso que le veo mucho en los últimos tiempos. Lo incluiré en la lista como los demás que has comentado. Así como iré completando con las aportaciones que me hagan en lo sucesivo o recuerde yo mismo (como ya ha ocurrido).

Francisco Javier Domínguez dijo...

Por cierto, Pepe, estamos recopilando material antiguo para escanearlo y conservarlo, además de ceder copias al Archivo municipal. Podías, si quieres, facilitarnos eso que tienes para hacerle una copia y que sea conservado con el resto del material. Ponte en contacto con Ramón López o Manolo Pérez, si estás de acuerdo. Gracias.