miércoles, 28 de mayo de 2014

Por fin, un homenaje merecido


Ayer se inauguró la Feria del Libro de Palma del RíoUn amplio programa de actividades, además de los expositores de venta de libros, donde participan editoriales y librerías locales. A las presentaciones de libros se unen actividades como talleres, animación a la lectura, o representaciones teatrales. Ayer, además, se rindió homenaje a una escritora local, que, además es amiga, Mari Carmen Navarro Ruiz. Un homenaje merecidísimo y una deuda saldada con esta mujer. 

Mari Carmen tiene un extenso bagaje literario. Es autora de cuentos, novelas, poesía y teatro. Es maestra en el Colegio Salesiano local. Está casada con otro amigo, el médico Antonio Ballesteros, y tiene dos estupendas hijas: Almudena y Carmen. Y también es bloguera, como yo. Sus numerosos premios, recibidos desde hace años, sirven como tarjeta de presentación del valor de su obra. Si fui ayer a su reconocimiento público, además de por lo dicho, fue por la amistad que me enorgullece tener con ella (aunque nos veamos poco, como me dijo con un emotivo y fuerte abrazo) desde casi la niñez. 


Una niñez y una juventud que compartimos en el mismo barrio, ya que ella vivió con sus padres en la Calle San Sebastián, cerca del Hospital y del bar de su tío Manolo "el zapaterillo". Una juventud, vivida como se vive en la adolescencia, con sus pasiones, odios, ilusiones, rebeldías, curiosidades, descubriendo la cultura, la literatura, el amor, la amistad sincera, el placer y los sinsabores de la vida, la fe y las dudas, además en el terreno y las aulas del Instituto de Bachillerato, donde llevamos algún tiempo la revista Creación, y donde le dieron uno de sus primeros premios. Amistades en común. Vivencias en común, que se volvieron a encontrar en los años universitarios de Córdoba, donde estudió Filosofía y Letras. Luego la pasión por el teatro, que hizo que hasta coincidiésemos en alguna representación. Aunque la vida nos separara, como le ocurre a la mayoría de los adultos, para mi, Mari Carmen siempre ha sido una buena amiga, magnífica amiga, por la que siempre he sentido admiración. Y con la que he llegado a compartir profundas complicidades, secretos de juventud, trozos de vida. Una vida, la suya, que ha tenido sus dificultades. Problemas que ha sabido magistralmente afrontar con ese sentido literario que le ha convertido en una gran persona. 


El año pasado el Ayuntamiento palmeño y la Feria de Teatro en el Sur otorgaron unas menciones con motivo de los 30 años del encuentro teatral. Subieron muchas personas que dedican su vida, de una u otra manera, al teatro. "No estaban todos los que se han movido y han dedicado o dedican una parte de su tiempo a este arte en nuestra tierra, pero se lo merecían", dije en mi crónica del acto. Se olvidaron de galardonar a Mari Carmen. Aunque uno de los que sí subieron a recibir el aplauso del público, Olegario León, Gari, que ejerce sus labores teatrales en la provincia de Cádiz, sí se acordó de nombrarle y pedir un merecido aplauso para ella. Hoy, por fin, ese homenaje a la gran mujer y la estupenda literata, autora dramática, y poeta, ha tenido lugar. Me alegro muchísimo. Es justo que un pueblo se acuerde de sus mejores vecinos. Ya era hora ¡Por fin! ¡Felicidades, Mari Carmen!

7 comentarios:

Mari Carmen Navarro Ruiz dijo...

GRACIAS. Es la palabra que sale de mi corazón en este momento y que mejor define el sentir que me ha generado tu entrada. Siempre te he querido y admirado. Ahora veo que es mutuo. Me alegro, porque una de las más valiosas cualidades para la verdadera amistad es el respeto mutuo. Tú y yo nos lo hemos tenido siempre. Eso ha dado valor de perpetuidad a "lo nuestro". Creo que eres un ser humano sensible, noble y muy inteligente. Esas tres cualidades unidas hacen de ti una persona rebosante de talento y duende, capaz de conmover los entresijos de cualquier corazón. Adoro tu techumbre, tus cimientos y tus mimbres. Eres una mansión con balcones a la calle principal. Eres un lujo. GRACIAS.

Francisco Javier Domínguez dijo...

¿Yo un lujo? Tú sí que eres un lujo para un pueblo como Palma. Ya se tardaba en el homenaje. Por supuesto que soy subjetivo, porque eres amiga desde hace mucho tiempo, pero también objetivamente era necesario este reconocimiento público. El número de asistentes al acto, el de visitas que ha tenido desde ayer esta simple entrada de mi blog, el entusiasmo de tus alumnos, antiguos alumnos, amistades, etc. dan una prueba de que hacía falta. Así que ¡gracias, a ti! Por ser así. Y por regalarnos tu arte. Un beso.

Mari Carmen Navarro Ruiz dijo...

Qué alegría contar contigo. Un beso desde mi corazón.

José Fernandez Ruiz dijo...

Cuando vi el título me chocó y después de leer tu comentario me sigue chocando y sigo creyendo que puede inducir a error o mas interpretaciones.
Cuando uno lee como cabecera:-Por fin, un homenaje merecido- lo primero que se le viene a uno a la cabeza es ¿que pasa? que los que ha habido otros años no lo han sido.
Se positivamente que esa no es tu intención, pero un titular es siempre un titular y lo que primero se queda grabado en la mente del lector, que es precisamente el objetivo de un titular y este, como dije antes creo que sin intención, no me parece muy acertado.
Por lo demás homenaje merecidísimo, magníficamente preparado y presentado y precioso.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Un beso, Mari Carmen. Cuenta conmigo.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Si hubiese puesto en el título "Por fin un homenaje merecido" todo el mundo habría entendido que los demás homenajes no lo eran. No era esa mi intención, ni dice eso el texto. Hay una coma para separar las dos ideas: que ha llegado la hora (y me alegro) y que hay motivos para dar el homenaje. Tal vez no hubiese quedado algo ambiguo si en lugar de la coma figurase un punto. Pero me gustó la ambigüedad. Porque este es mi homenaje personal, subjetivo. Y pensé que algunos, como tú, Pepe, verían también la posible comparación con otros galardonados. No en relación a la feria del libro ni a la del teatro, como se lee en el texto. No le quito méritos a nadie. Tal vez mi mente pensara en otros homenajes, de esos muchos que se dan cada año en Palma. O tal vez no. Aunque tengo derecho a valorar unos mejor que otros. ¡Faltaría más! ¿No? Si alguien se siente aludido, es su problema. Yo solo celebro el que le hemos dado a mi amiga la escritora. Y hablo en mi nombre. Punto.

José Fernández Ruiz dijo...

Como tú bien dices, con coma o sin coma, resulta bastante ambiguo y como toda ambigüedad puede tener multitud de interpretaciones.
Yo soy de ciencias, no obstante no estoy muy convencido de que la coma esa invalide la interpretación hecha y consultándolo con gente de letras, me dicen que se puede interpretar de las dos formas, pero que una mayoría de la gente que lo puediera leer llegaría a la misma interpretación que yo.
Pero bueno, como decía el otro día María Dolores de Cospedal, puede que sea un problema de comunicación.Ya se sabe que el castellano de por sí es tan ambiguo que una misma palabra puede ser un insulto imperdonable o una alabanza, solo depende de la entonación que se le de hablada o del contexto en que se escriba.
Por lo demás, por supuesto que cada uno está en su derecho de valorar cualquier cosa y yo también he valorado en mi blog (coleoparceparia@gmail.com) el homenaje que se le ha dado a Mari Carmen, pero eso nada tiene que ver con el comentario hecho sobre el titular