domingo, 3 de noviembre de 2013

El chimeneón


En la primera entrada sobre mi paso por el Instituto de Bachillerato usé una fotografía del edificio, tomada desde el camino del cementerio, donde al fondo se veía el "chimeneón". Era la única que encontré entonces donde se viese la vieja chimenea de la ladrillera. En estos momentos puedo publicar otras dos en las que la silueta de este añorado elemento se puede apreciar con todo su esplendor. Son dos fotografías del archivo particular de Miguel Santos Enríquez, mi suegro, que fue gran aficionado a la fotografía y que vivió del oficio de fotógrafo durante algún tiempo. En la del principio, de 1965, vemos una panorámica aérea de parte del Barrio con la fábrica de ladrillo y el chimeneón.


La chimenea de la Ladrillera de Palma del Río era un similar a otras que encontramos en otros puntos de nuestra geografía. Es un elemento de la arquitectura industrial del siglo XIX y XX que vemos en fábricas de diferentes productos. Por ejemplo, en Córdoba se conserva una donde estuvo la Fábrica de Aceites San Antonio, en la plaza Flor del Olivo, cerca de la Torre de la Malmuerta. Nuestro "chimeneón", como se le conocía por su gran tamaño, era el conducto de evacuación de humos de la Fábrica de Ladrillos que había entre las calles Barqueta y Alfarería, en el Barrio de la Soledad. Y fue derribado hace ya bastantes años, cuando en el solar de la industria se construyó una urbanización, con numerosas viviendas, dando lugar a la aparición de dos calles que conectaban las anteriores: la prolongación de la calle Genil originaria y una de nuevo trazado. Esta última calle, al principio, fue denominada Calle Soledad, a fin de que apareciese el nombre popular del barrio en que se encuentra. Posteriormente se renombró como Juan Cumplido Díaz, el nombre de un empleado de la Ladrillera que murió en accidente de trabajo, al ser gravemente herido por una de las máquinas de la industria cerámica.


La ladrillera ocupaba una enorme superficie en el Barrio de la Soledad, también conocido como Barrio o Llano de la Era, una zona de expansión posterior, gracias al nuevo Barrio de V Centenario. En aquellos tiempos era una zona muy humilde, donde incluso hubo chozos, como los que hubo en la Mesa de San Pedro, una parte que se conoció como "Las cábilas". Unas casas en forma de túneles fueron edificadas allí en los años 50 como viviendas baratas, ideadas por el arquitecto cordobés Rafael de la Hoz, el mismo que proyectó las microescuelas que tuvo el Colegio San Sebastián en mi etapa escolar. En nuestros días ha dejado de ser una zona marginal, para convertirse en un barrio pujante y renovado. Algunas actividades han desaparecido, además de la ladrillera, como la Cooperativa Agrícola de Regantes, que se trasladó fuera del casco urbano, y que antes estuvo junto a la fábrica. En la Cooperativa trabajó Miguel Santos en sus oficinas, y la otra fotografía la tomó desde el interior, donde vemos el chimeneón sobresalir por encima de unas naves de reciente construcción entonces.



La alargada anatomía del viejo chimeneón desapareció un día sin dejar rastro, desgraciadamente. En otros puntos han tenido más suerte y han conservado sus chimeneas industriales como monumentos urbanos integrados en el entorno. Al no contar con ninguna figura de protección, el de aquí fue derribado. Al menos las fotografías nos permiten tener un recuerdo de esa figura que muchos reconocerán. 

13 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

No sé cómo se harían esas enormes chimeneas, lo que sí sé es que son verdaderas obras de arte de la albeñilería.
Lo que sí sé, también, es que más de dos maestros albañiles no sabrían acometer esas obras.
Claro que lo correcto es que el maestro y oficial albañil, estén supervisados y asesorados por un arquitecto.
Sé que en muchos lugares de España, esas esbeltas obras de arte albañileriles, han sido indultadas del derribo cual toros de la propaganda Osborne.
Se lo tienen bien merecido.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Sin duda se merecen sobrevivir estos vestigios de la arquitectura industrial del pasado reciente. Una pena que, como el de mi pueblo, terminen desapareciendo bajo la implacable piqueta que algunos creen símbolo de progreso.

Anónimo dijo...

Agradezco la publicación de esta edificación (chimeneón). La había buscado muchas veces en internet y no lo había conseguido hasta ahora,pues como anécdota tenia interés porque un día de los que acudí a Córdoba a la vuelta desde la Finca la Jurada observé que una grúa se había derruido ya casi entero. Creo que fue año 1990 año arriba o abajo. Hago el comentario en anónimo porque encuentro menos dificultad.Gracias. Pepe Castillejo.

Francisco Javier Domínguez dijo...

No hay problema en que haga el comentario en formato anónimo, pues se ha identificado en el texto, cosa que le agradezco. Me alegra que haya encontrado lo que buscaba. Yo también busqué alguna imagen sin resultado. No pongo fecha del derribo por no recordarla, pero fue en torno a las que dice. Gracias por su visita y la aportación.

Carmen Pérez dijo...

Que bueno tu blog yo comence a vivir en la barqueta en el 81 con 10 años ví aquello como algo inmenso y único y decía a todos los niños que vivía en la calle del chimeneón era emblemático .Que lástima que en este pueblo se tire todo abajo menos lo que hay que tirar.Me alegro mucho de ver estas fotos.Gracias mil.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Muchas gracias, Carmen. Me alegra de que te guste el blog. Seguiremos publicando recuerdos de Palma, para que los disfruten los amantes de la historia de nuestro pueblo. Un saludo.

francisco dijo...

cuantos años se atira mi padre aciendo ladridro sacando y metiendolis en esos hornos

Francisco Javier Domínguez dijo...

Tu padre, Francisco, y otros empleados dieron lo mejor de sí mismos en estas instalaciones para hacer posible que tuviésemos una industria importante en nuestra ciudad, por desgracia, ya desaparecida.

Gracia dijo...

Hola, mi nombre es Gracia López y he realizado mi tesis sobre este particular elemento que son las chimeneas industrialesw de ladrillo. Voy a enlazar este post a mi blog
bloggracia.wordpress.com, es una pena que no puedo rebloguearlo.
Conozco de dónde venía el autor de esas chimeneas, ya que su origen es murciano y he entrevistado a alguien que trabajaba con él. Me encantan las fotografias, que voy a tomar prestadas, siempre utilizando el autor que desconozco. Por ello me gustaría me dijera quién fue el autor de las mismas. Gracia

Francisco Javier Domínguez dijo...

Muchas gracias, Gracia. El autor de la fotografía aérea puede que sea Miguel Santos (mi suegro, ya fallecido). Como sí es seguro que es de la otra donde se ve la chimenea tras una nave, concretamente de la Cooperativa Agrícola de Regantes, donde trabajó hasta su jubilación. Lo he reflejado en el texto del blog. Mi suegro fue fotógrafo profesional durante unos años y aficionado toda su vida. Las fotos estaban dn su archuvo. Y puedes publicarlas citando su autoría y la procedencia de mi publicación.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Ya puedo confirmar la autoría de la foto aérea. Mi cuñada Lolita me aclaró que pertenece a mi suegro, Miguel Santos, y fue un encargo de Sebastián Almagro, que le montó en una de sus avionetas para hacer un reportaje aéreo sobre Palma del Río. Le dio tanto miedo volar, que no llegó a aceptar más invitaciones para hacer más fotos. Espero encontrar otras imágenes de aquel viaje, por si podemos publicarlas.

Sebas Orozco dijo...

Yo estuve trabajando en la ladrillera durante cinco años 1971,72,73,74,75 me trae buenos recuerdos pero otros de malos pues murió allí un amigo mio.
Un Saludo.
Sebas Orozco

Francisco Javier Domínguez dijo...

¿Te refIeres a Juan Cumplido, Sebas? Un saludo y bienvenido a mi blog.